¿Qué son las carillas dentales y cómo mejorarán tu sonrisa?

¿Te encantaría lucir una sonrisa espectacular y radiante pero tienes problemas estéticos en tus dientes? Si tu respuesta es sí, las carillas dentales destacan como la solución más eficaz para mejorar tu sonrisa, un tratamiento cada vez más demandado y que garantiza excelentes resultados de forma inmediata.

Si te interesa pero nunca has oído hablar de ellas, presta atención y toma nota porque en este post te contamos todo lo que debes saber sobre las carillas dentales. Cuando termines, no podrás resistirte a pedir tu cita.

¿Qué son las carillas dentales?

Las carillas dentales son un tratamiento de estética dental, que consigue modificar y mejorar la estética de tu sonrisa de un modo sencillo, rápido y sobre todo eficaz.

Las carillas consisten en unas finas prótesis fijadas a la superficie del diente, que permiten corregir la pieza dental en color, forma o tamaño, consiguiendo un resultado espectacular que mejorará tu estética y te aportará una mayor confianza al sonreír.

Las carillas dentales mejoran problemas estéticos en tu sonrisa, pero no problemas funcionales o de salud.

Las carillas dentales se crean a medida de cada paciente, para así conseguir unos resultados más naturales una vez se coloquen justo al resto de las piezas dentales y embellecer la sonrisa sin que se aprecie ninguna diferencia.

Hay que dejar claro que las carillas dentales están destinadas a mejorar la estética de la sonrisa, pero en ningún caso aportan una mayor funcionalidad ni solucionan ningún problema de salud odontológica.

Pueden solucionar cualquier problema estético de la sonrisa, como un diente torcido o roto, diastemas, manchas en los dientes, desgaste, dentición…

¿Qué tipos de carillas dentales existen?

Por lo general, existen tres tipos de carillas dentales. Todas ellas cumplen con los mismos objetivos, pero están fabricadas con diferentes materiales.

Carillas de composite

Las carillas de composite son posiblemente las más demandadas, ya que son las más económicas y consiguen unos muy buenos resultados, pudiendo repararse fácilmente en caso de que sufrieran cualquier tipo de problema con el paso del tiempo.

Son muy eficaces cuando se trata de una corrección sencilla, y como principal inconveniente encontramos que son menos duraderas que las de porcelana o cerámica, que vamos a ver a continuación.

Carillas de porcelana

Por otro lado están las carillas de porcelana o cerámica, que son más resistentes, duraderas y consiguen unos resultados muy naturales, consiguiendo unos excelentes resultados sin que se aprecie ninguna alteración entre el resto de piezas dentales.

Las carillas de porcelana son más finas que las de composite, con un grosor que va desde 0,3 hasta 1 milímetro, lo que permite colocarlas directamente sobre la superficie del diente, sin necesidad de realizar ninguna alteración.

También son más resistentes, gracias a la porcelana inyectada que se utiliza en el proceso de fabricación, y por tanto, también más duraderas.

Y dentro de las carillas de porcelana o cerámica, hay que destacar las carillas de zirconio, utilizadas en casos muy concretos.

El zirconio es un material blanco, traslúcido, maleable y muy resistente, que se ha convertido en uno de los más avanzados dentro de la odontología, consiguiendo unos excelentes resultados.

Muy utilizado para la fabricación de coronas dentales, posiblemente las carillas de zirconio sean las que consiguen unos mejores resultados, pero también las que tienen el precio más elevado, lo que hace que únicamente se utilicen en casos muy concretos o complicados.

Colocación de las carillas dentales

Como hemos comentado las carillas dentales son mínimamente invasivas, y su colocación es similar a la de una uña de porcelana, ya que son unas finas láminas que se fijan directamente al diente, consiguiendo excelentes resultados de un modo rápido, eficaz, seguro y totalmente indoloro.

Tipos carilas dentales

El proceso de instalación dependerá de cada tipo de carilla, ya que aunque todas van adheridas al diente, el método de confección sí varía.

Las carillas de composite las moldea en dentista directamente sobre el diente, para así conseguir que se ajusten al resto de piezas dentales y conseguir los mejores resultados. Esto hace que su colocación sea más rápida y sencilla.

Por el contrario, las carillas de cerámica o porcelana se fabrican a medida en un laboratorio, por lo que se necesita más tiempo para su colocación.

¿Qué duración tienen las carillas dentales?

La duración de las carillas dentales varía según el material, ya que las carillas de porcelana son más duraderas que las de composite, con una duración aproximada de unos 15 años, manteniéndose en perfectas condiciones, ya que se trata de un material que no se estropea ni se tiñe.

Y si el paciente lleva a cabo un buen mantenimiento, podrían llegar a durar hasta 25 o 30 años.

Las carillas de porcelana pueden llegar a durar entre 25 o 30 años con un buen mantenimiento.

Por el contrario, las carillas de composite tienen una duración de cinco años aproximadamente, siendo esta una de las razones por las que su precio es bastante más económico.

El composite es un material que se tiñe con el paso del tiempo, lo que hace que sea importante llevar a cabo un exhaustivo mantenimiento para mantenerlas en buen estado.

¿Cuál es el precio de las carillas dentales?

El precio de las carillas dentales depende del material y del número de carillas a colocar, y también de si el paciente precisa de algún tratamiento complementario para su colocación.

Como ya hemos comentado, las carillas de porcelana son más caras que las de composite, pero dada su durabilidad, son una opción más económica a largo plazo.

Conclusión

Si te gustaría mejorar tu sonrisa y estás valorando la posibilidad de las carillas dentales, pide cita en Clínica Tuces sin compromiso, y realizaremos un diagnóstico personalizado tras estudiar y valorar tu caso, asesorándote y mostrándote la mejor opción disponible.

Quiero mi revisión

Solicita una

Revisión dental

GRATUITA

¡Quiero mi revisión!